Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies

Arrendamientos Urbanos. Prórrogas y Modificaciones de Contratos.             

La Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos establece en su artículo 10 1. Si llegada la fecha de vencimiento del contrato, o de cualquiera de sus prórrogas, una vez transcurridos como mínimo cinco años de duración de aquel, o siete años si el arrendador fuese persona jurídica, ninguna de las partes hubiese notificado a la otra, al menos con cuatro meses de antelación a aquella fecha en el caso del arrendador y al menos con dos meses de antelación en el caso del arrendatario, su voluntad de no renovarlo, el contrato se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta un máximo de tres años más, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador con un mes de antelación a la fecha de terminación de cualquiera de las anualidades, su voluntad de no renovar el contrato. 2. Al contrato prorrogado, le seguirá siendo de aplicación el régimen legal y convencional al que estuviera sometido.

Por lo tanto en este supuesto no es necesario redactar anexo alguno.

No obstante en prorrogas no contempladas en la LAU hay que tener en cuenta la Ley 3/2015, de 18 de junio, de Vivienda establece la obligación de de depositar la fianza establecida y el registro de los contratos de Arrendamiento, desarrollada por el DECRETO 42/2016, de 15 de marzo, del depósito de fianzas y del registro de contratos de arrendamiento de fincas urbanas de la Comunidad Autónoma de Euskadi, que establece la necesidad de presentar la solicitud de modificación si una vez depositada la fianza y registrado el contrato, se modifican determinadas claúsulas y cuando estas se lleven a cabo mediante la incorporación de un anexo al contrato.

Requieren de solicitud de modificación cambios exclusivamente en:

  • Las personas arrendadoras-propietarias y/o en las personas arrendatarias-inquilinas.
  • Datos del inmueble arrendado.
  • Importe de la fianza (sólo en los casos en que el cambio de la renta traiga consigo cambios en la fianza).

Por el contrario, no procede presentar solicitud de modificación si:

  • Cuando la cláusula modificada mediante anexo al contrato se refiere a prórrogas o a cambios de renta que no afectan a la fianza depositada.
  • Se desea modificar los datos de notificación (canal, idioma, dirección postal o datos para los avisos).

En todo caso, si se elabora un nuevo contrato incluso con los mismos inquilinos e inmueble es necesario la solicitud de la devolución del anterior y el depósito del nuevo contrato.

 

Confíe esta gestión a su Agente Inmobiliario de confianza, estamos a disposición de nuestros clientes para llevar a buen fin estos trámites.